KONA 2.0

img_3433

La soledad de la QueenK es de lo más duro que he vivido (cuando no hay pelotones)

Volvía a Hawái dos años después de cumplir un sueño. Volvía muncho antes de lo que esperaba pero mi progresión me había permitido volver a estar allí tras sellar mi pase en Lanzarote en una carrera que nunca olvidaré. Lo logré cosechando otro podio en mi grupo de edad (ya llevo 2) y eso sí que es algo que años atrás no me hubiese creído, pero con pasión y trabajo soy de los que cree que todo llega.En esta segunda experiencia en la isla llegaba más maduro, con mayor experiencia y mucho más seguro de mis posibilidades y más auto exigido. La primera vez todo lo que me rodeaba en esa remota isla del océano pacifico me dejaba boquiabierto y centré mis energías en disfrutar de la experiencia más que de la carrera en sí. Tras la carrera, recuerdo como escribía la crónica con muchísima ilusión y reviviendo todas esas experiencias que ya en casa seguían aflorando.

Llevo 2 años de progresión constante. Nunca antes había logrado el nivel que tengo en las tres disciplinas y eso me llevaba a pensar en que podía firmar una buena actuación en Kona. Sin plantearme posición ni tiempo pero sí sintiéndome competitivo en los tres sectores y llegar a meta con la sensación de llegar vacío pero satisfecho. Ese era mi único anhelo.

No voy a entrar a contar toda la carrera pues al final es siempre lo mismo: Más de nueve horas de placer, dolor, rabia, impotencia, pasión, felicidad, alegría… la montaña rusa del ironman vamos! Decir que nadé muy bien para mis posibilidades actuales, que en bici a pesar del desmadre del drafting que ya mencioné no anduve todo lo que debería o me hubiera gustado y que a pie quedé satisfecho a pesar de que desfallecí por completo a falta de 4 km para cruzar la meta que, probablemente me habrían permitido firmar una maratón muy cercana al sub3h que, eso sí lo tenía entre ceja y ceja.

img_3438

Inicio maratón – alimentándome con el Recovery de 32GI

Este Segundo Hawaii fue distinto. Lo disfruté y mucho. El lugar es mágico, el ambiente para los locos del triatlón como yo es brutal, la compañía una vez más inmejorable pero la llama en esta ocasión no quemaba tan vivamente. La edad, conocer el sitio o el saber que tarde o temprano vas a volver quizás me privaron de emocionarme de la misma forma que hace dos años.

Mejoré en 35’ mi anterior registro. Paré el crono en 9h 27’ 48’’. 25º de mi AG y el 149 de la general. Mentiría si dijese que no tenía mayores expectativas pero esto es lo que valía ese día (bueno vale, quizás algunas plazas menos por el drafting sí creo las valía, pero no muchas más, no nos engañemos).

Siempre es un placer competir con los mejores. Siempre he preferido quedar el 100 con todos los gallos que ganar sin rivales. Ver cómo cada vez estoy más cerca de ellos es lo que me mueve a seguir y eso para mi es competición. Volveré a Hawái porqué lo quiera o no allí van los mejores y siento que tengo más por dar en una carrera que no me favorece para nada, pero en la que estoy seguro puedo sobreponerme y superar las adversidades que Madame Pelé te presenta de mejor manera de lo que lo he hecho hasta la fecha.

No sé cuándo volveré. Necesito tiempo, años. Seguir creciendo y disfrutando de este deporte. Allí fuera hay carreras fantásticas por todo el mundo que no conozco. Como siempre he dicho hay vida más allá de Kona. Volveré cuando esté totalmente preparado para dar mi mejor versión tanto a nivel físico como mental (creo que aquí es más importante el segundo).

Dicho esto, y tras dos experiencias en la isla, puedo afirmar que par mi, Hawái es el Ironman más duro que he hecho a día de hoy. Llevo 11 distancias Ironman en mis espaldas y la dureza de esta prueba no la he vivido en ningún otro lugar… tal vez Lanzarote se le puede acercar… pero sigue estando lejos para mi del dolor de Kona.

img_3466

A escasos metros de cruzar la meta, sensaciones indescriptibles

Llevo varios días en casa de descanso total. Me está sirviendo para ordenar ideas, trazar nuevas directrices a seguir de cara el futuro y como no, empezar a perfilar el calendario para 2017, que es una de las cosas que más me gusta de la época de descanso. Como ya dije este 2017 voy a huir de la franquicia IM, quiero ver mundo y quiero ver otras formas de entender la competición, otros modelos organizativos y porqué no decirlo, vivir el triatlón de forma distinta a la que IM nos tiene acostumbrados.

Desde aquí quiero agradecer a a todas las personas importantes en mi vida por preocuparse por mi día a día y por entenderme que sé que es complicado: Ceepo, TomTom, Xterra, 32GI, Catlike, Bunch, New Balance, TriTransportBike, Fisioteràpia Sergi Arxé, El Celleret d’en Boom y 3ri.Fitting.

A todas las marcas que me ayudáis, muchas gracias por vuestro esfuerzo. Para mi es muy importante contar con vuestra ayuda.

Al gran jefe, Diego Paredes que me ha hecho crecer y mucho en estos 2 años con su conocimiento y métodos. Te deseo lo mejor al otro lado del charco y recuerda que pronto cenaremos en el infierno juntos.

img_3445

Mi 11º Ironman ya es historia… Gracias por formar parte de nuestro viaje

Volveremos, pero aún no.

Mahalo

Anuncios

Un comentario en “KONA 2.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s