IronMan Vichy 2015

El Domingo 30 de agosto disputé mi noveno IronMan. Han pasado 5 años desde mi debut en la distancia en Niza y es obvio lo que ma ha cautivado este deporte y esta distancia.

El día empezaba pronto como es de costumbre en estas carreras. A las 4:30 de la mañana sonaba el despertador y tras perder unos minutos con el “postureo” de los tatuajes (no podía llebar más dorsales en todo mi cuerpo) me dispongo a desayunar. Me encantan los desayunos pre Ironman en el hotel. Completamente solo en una mesa, inmerso en mi mundo pero muy concentrado en lo que debía hacer en cada momento durante lo que sería un largo día. A pesar de los nervios que se palpaban en el ambiente de ese comedor, yo estaba más tranquilo que nunca. Habia hecho la faena y, la experiencia ya va surgiendo efecto.

A las 6 llegó a boxes, dejo todo listo en la bici y me enfundo el neopreno contando que podría calentar pero no fue así… no nos dejaron más que chapotear 50m hasta llegar a la linia de salida. Mi salida era a las 7h y seríamos unos 350 triatletas más o menos. Me coloco en segunda fila decidido a salir muy fuerte los primeros 300 metros confiado en que algun buen nadador entre los presentes me llevaría después. La temperatura del agua estaba cerca de la prohibición de neopreno por lo que ya antes de empezar se predecía un dia caluroso.

finisherpix_1136_001901

Saliendo del agua en 1h04′ – IronMan Vichy

Se da la salida y salgo fuerte, hay algunos golpes pero sigo apretando, veo que las posiciones cabeceras no se van mucho y eso me da fuerzas para seguir apretando. Algún golpe más y de repente las gafas se me empañan de tal manera que no veo más que contornos. Supongo que debido a la alteración de mi temperatura corporal por el esfuerzo hecho, aunado a la alta temperatura en la que ya estábamos hizo tal reacción. El caso es que me angustié más de lo normal y empecé a nadar por nadar, sir ir cómodo y a ciegas y empecé a recibir muchos más golpes de los que acostumbro (supongo que sería yo que al ver poco iba en plan kamikaze). Al finalizar la primera vuelta mi temperatura se estabiliza y vuelvo a ver. Termino esta primera parte de la natación en 31′ aprox. por lo que la cosa no va mal del todo para mis humildes tiempos. La segunda vuelta se me hace especialmente larga, sobre todo la segunda recta. Voy a ritmo intermitente, a ratos fuerte a ratos relajado, y eso hace que pierda la concentración a menudo y siga metiéndome en guerras que no tenían sentido alguno. La verdad que salgo del agua decepcionado con mi tiempo de 1h 04′. No soy un gran nadador y no esperaba un tiempo muy bueno, pero sí estaba convencido de poder acercarme más a la hora y creo que este año había trabajado bien para ello. Creo que nadando perdí mucha concentración y es algo que raras veces me pasa en carrera… habrá que reflexionar sobre ello.

Transición muy rápida y a disfrutar de mi CEEPO VIPER durante esos 180 km que nos esperaban. Pronto me doy cuenta que estoy más rezagado de lo que pensaba y tocará remontar mucho. No me preocupaba porqué sabía que la carrera justo acababa de empezar, pero en un circuito muy llano, venir de atrás es aún un problema más grande a la hora de adelantar. Me vi obligado a mover más vatios de los previstos en estos momentos pero debía encontrar mi espacio en la carretera y en ese momento, envuelto de ciclista con peor ritmo que yo no me quedaba otra.  Por el km60 la cosa ya se va despejando y puedo concentrarme en mis vatios y hacer mi carrera. Llegan las pocas subidas que estaban concetradas al final de cada vuelta (2 en total) y veo que sigo rebasando a ciclistas con facilidad. Al paso por el km 90 (mitad de recorrido y fin de primera vuelta) veo que mis números son muy buenos con 38’2km/h y 206 vatios medios. Sorprendentemente veo a mi pareja y mis padres allí y me da un plus de motivación para seguir arañando posiciones.

finisherpix_1136_010272

T1 rápida gracias a mis Catlike Whisper Road

Como en un IronMan nunca va todo bien, de repente del km95 al 120 tengo una pequeña crisis que coincide con el aumento del viento de cara por lo que no le doy importancia y me centro en mirar a los vatios, comer y beber bien a sabiendas que el viento pronto iba a cambiar por eso de que el circuito era circular y que si tenñia fuerzas luego volaría. Dicho y hecho, Eolo mantiene su dirección y fuerza y ahora soy yo quien goza de él. Ruedo muy rápido a pesar de la calidad del asfalto que es muy rugoso durante la gran mayoría del circuito. Ahora si que ya voy bastante solo y eso es indicativo que que voy en posiciones bastante delanteras. A falta de 20 km rebaso a la primera mujer, la mítica Natascha Badmann y eso aún me da otro plus de motivación para culminar el que hasta la fecha es mi mejor registro sobre las dos ruedas en distancia IronMan. Llego a la T2 con un tiempo en el sector de ciclismo de 4h47′ con una velocidad media de 37’6km/h y 198 vatios medios. Mis vatios eran más bajos de lo esperado pero como mi media era bastante alta para mis pretensiones decidí guardar con la intención de poder correr mejor a pie.

finisherpix_1136_013984

Volando con mi Ceepo Viper y mis Edco Gesero

En la  T2 empieza mi pequeña novatada/estupidez que por suerte salvé pero podría haberme costado muy caro. Todos sabéis que en carrera no se estrena material, nunca! Pues yo también lo sé, y nunca antes lo había hecho, pero mira tu por dónde que en mi noveno IronMan me da por hacerlo y estrenaba uvn portadorsal para la carrera a pie a que tenía espacio para llevar mis geles PowerBar y las pastillas de sales. Cuando lo quito de la bolsa de transición y veo que está roto mis ojos no dan crédito. No había manera de sujetarlo. Hago un nudo como buenamente puedo y salgo pitando pero a los 200m se deshace… Me empiezo a poner nervioso. Paro un momento y con algo más de calma miro dónde está el problema auque soy incapaz de identicarlo. Vuelvo a hacer una chapuza a ver si así aguanta más… y cuando parecía que aguantaba en el km2 el portadorsal se me cae al suelo. Me entra un ataque de rabia y tras quitar todo lo que llevaba en el, tiro el portadorsal en la primera papelera que encuentro y aprovechando que tenía un juez al lado le digo que llevaré el dorsal en la mano durante los 39km restantes… ¿qué más podía hacer? El me contesta que ok, que siga. Una vez ya puedo correr sin pensar en el portadorsal mi ritmo va aumentando y me siento cómodo. Noto que las piernas estan bien y voy cumpliendo con el guión de ritmo y comida+hidratación estipulado. Al paso por un avituallamiento por allá el km9 una juez me llama la atención y me dice que así no puedo correr con el dorsal en la mano. Le digo que se me ha roto y que no podía hacer nada más y que otro juez me había dado el ok. Ella insiste en que no y que me pare con ella. Quiero aguantármelo al mono con imperdibles. No se si lo hizo adrede o no pero tardó una eternidad para colocarlos o eso me pareció a mí… por cierto, me puso 3 imperdibles para asegurarse que aún me desesperase más.

finisherpix_1136_041105

Compartiendo km’s con Bertrand Billard

No os podéis imaginar cómo salí de rápido a correr una vez solventado el percance, crucé el puente que atravesaba el río desbocado como si quedasen 500m para la meta, pero no, aún quedaban unos 30km y ese ritmo no era ni de lejos, óptimo. Por suerte los nervios bajaron y con ellos mi ritmo se estabilizó. A partir de aquí, carrera muy sólida. La experiencia en IronMan es una ventaja muy valiosa y si tú eres capaz de comprender a tu cuerpo, aún más. Yo hace un tiempo que ya entiendo a la perfección como funciona el mío así que pude gestionar los km’s de la mejor manera posible. A vuelta que completaba me notaba más fatigado lógicamente, pero mi déficit era muy menor a la del resto de competidores que iba adelantando con más o menos facilidad.

Llevaba un buen rato compartiendo km’s con Bertrand Billard, el líder provisional de la carrera, que a pesar de llevar una vuelta más que yo, íbamos a ritmos similares. La experiencia de correr junto con él y la primera bici que abría carrera fue muy motivadora, a pesar de que él me llevaba 10’5km de ventaja.

Las 4 vueltas de 10’5 km de las que consistía la carrera a pie era circulares en casi toda su totalidad por lo que era misión imposible ubicarte en carrera. Nunca supe en qué posición me encontraba ni cuantos de mi grupo de edad tenía por delante así que me olvidé de eso y me dediqué en hacer mi mejor carrera posible y si al final conseguía algo, bienvenido sería.

En el km27 adelanto a Jaime Menéndez de Luarca, un referente en grupos de edad. Es en ese momento dónde empiezo a intuir que mi carrera va por buen camino y estoy en posiciones delanteras. Voy muy bien y sigo apretado los dientes para tratar de seguir adelantando más. Durante toda la carrera a pié tuve la sensación que una orilla del río me daba alas y la otra me las quitaba. Supongo que el viento tenía algo que ver, pero mi cabeza, se encargó de amplificar esta sensación hasta tal punto que todo el rato deseaba que llegase el tramo que ella consideraba que era favorable para vovler a ir rápido. En la última vuelta adelanto a Dani Múgica, que es de mi grupo de edad así que rebajo una posición pero sigo sin saber como voy. Como pasa siempre en un IronMan los últimos km’s son contradictorios. Del 35 al 39 de arrastras y a partir de allí sacas fuerzas de flaqueza y vuelves a ir rápido para entrar a meta desbocado.

finisherpix_1136_027061

Muy importante la hidratación en un día tan caluroso

Finalemte logré cruzar la tan ansiada meta de mi noveno IronMan con un tiempo de 9h07′ 09” que es de lejos mi mejor marca en esta distancia. Además obtuve la 14º posición absoluta que es algo que en mi vida hubiese imaginado.

No todo fueron buenas noticias y es que uno de mis objetivos era clasificarme para Kona 2016 y no lo conseguí. En mi grupo de edad (30-34) hubo una rebelión y nos juntamos una buena tropa con un nivel muy alto por lo que las 5 plazas que daban la clasificación estuvieron carísimas y me quedé a una plaza de vovler a la isla por segunda vez.

En 2016 volveré a intentarlo aunque aún no tengo claro en qué lugar.

finisherpix_1136_030207

9x Ironman Finisher

Quiero agradecer de corazón a mi pareja todo lo que hacer por y para mí. A mis padres por darme toda clase de facilidades y apoyo para seguir peleando por mis sueños. A mi entrenador por hacerme crecer tanto en tan poco tiempo, a todas las marcas que están conmigo y cómo no a mis compañeros de fatigas que me habéis aguantado o sufrido durante más de un entreno suicida.

Un abrazo!

Anuncios

2 comentarios en “IronMan Vichy 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s